Translate

24 de marzo de 2016

Países en los que he Estado o Vivido




Países en los que he Estado o he Vivido


Pienso que se comprenderá mejor el contenido de lo que ya ya expresado, y de lo que seguiré expresando en las distintas entradas de esta ciberbitácora, con la publicación de la lista de países en los que he estado o en los que he vivido desde mi nacimiento hasta la fecha. Son los países evidenciados en amarillo más abajo.

En varios de esos países he estado en distintas ocasiones; y he vivido en Nicaragua, Estados Unidos, Italia, Alemania y Austrialo que voy actualizando de tanto en tanto en este sitio webEn Alemania viví en la entonces República Democrática de Alemania (RDA); y viví tanto en ese país como en Italia y Austria por razones de mi cargo diplomático como Embajador de Nicaragua. 

A Berlín del Este, en la RDA, llegué en Misión Especial unos meses después del derribamiento del muro y permanecí ahí un tiempo anterior a la Reunificación Alemana. Por otro lado, en Austria viví dos años y en Italia catorce en total. Desde Viena, Austria, fui embajador concurrente en Polonia, Checoslovaquia, Hungría y Bulgaria. 

En Italia viví en dos distintos momentos. Primero como Representante Permanente ante los Organismos de las Naciones Unidas en Roma (1981-1988), y posteriormente como Embajador ante el Estado Italiano concurrente en Grecia y Chipre (1990-1997). Fueron dos experiencias totalmente diferentes que expreso en otro lugar de esta ciberbitácora.

En Nicaragua nací y me desarrollé, y nuestros padres nos llevaron de vacaciones regularmente a Costa Rica conduciendo su vehículo, y esporádicamente a México y Estados Unidos antes de trasladarme con mi entonces esposa Virginia a Nueva Orleáns en 1975, donde permanecimos cuatro años. En esa ciudad nació Gonzalo en 1978; Mateo nació en Roma en 1986.

Todo esto lo digo por asuntos de comprensión de mi propia identidad cultural, la que va más allá de una sola dimensión. He viajado extensamente en varios de los países evidenciados incluyendo la República Federal de Alemania antes y después de la reunificación—, aunque más dentro de Italia y Austria. La mayoría de las veces he conducido mi propio vehículo; en otros casos he conducido un vehículo de arrendamiento una vez llegado al país de destino; otras veces en tren; y otras en avión por supuesto, para los viajes de largo alcance.

Cada viaje ha sido una experiencia cultural para lo que me he preparado leyendo sobre la historia, cultura y geografía del lugar y examinando mapas (desde antes de la era cibernética). Esa experiencia la hice extensiva a mis hijos cuando viajaron conmigo, lo que incluyó la visita a museos y zoológicos como hizo mi padre con los suyos. Gonzalo y Mateo dominan el inglés y el italiano además del español, que es la lengua materna, y mejor que yo puesto que aprendieron esos dos idiomas adicionales siendo niños. Gonzalo, el mayor, ha incursionado fuerte incluso en el alemán y el francés.

Quien desee conocer más sobre mis andanzas por ciertas partes del mundo puede ir, de nuevo, a este enlace con su contenido en desarrollo