Translate

29 de mayo de 2014

La Música III


LA MÚSICA 

(Tercera y Última Parte)




Entre 1990 y 1992 viví en Viena, Austria, por asuntos diplomáticos como dicho en la Segunda Parte de esta serie de relatos, y concuerdo con quienes consideran esa ciudad la capital mundial de la música,  y no solo de la clásica, la ópera y el vals de los Strauss padre e hijo: http://www.wien.info/en/music-stage-shows/pop-rock-jazz

Sabía desde antes de mi llegada a Austria lo que significaba la historia de ese país y su cultura musical. Lo que no sabía era que los vieneses llevan la música en su ADN y que la escuchan en tántas salas para conciertos, palacios, iglesias o al aire libre, y tan seguido. Son conciertos de altísima calidad en ejecución y sonido donde sea que se escuchen, incluso en parques y plazas para regocijo también de los visitantes, incluyéndome.


Recuerdo perfectamente el concierto en la plaza del Rathaus en el que cantó arias Plácido Domingo acompañado por la Sinfónica de Viena. Los micrófonos colgantes, la altura y su distribución sobre la orquesta en ese espacio al abierto fueron de una precisión nunca antes vista ni escuchada por mí. Y los altoparlantes no se veían puesto que estaban camuflados entre las ramas de los árboles cirncundantes, y el sonido fue espectacular.  

Por aclaración, en este artículo no me voy a referir a los profundos cambios políticos, económicos y sociales que significaron el colapso del llamado socialismo real en Europa central y oriental en esa época, ni al colapso geopolítico de la Unión Soviética. Eso será materia de otro artículo. 


Viena es la sede de la famosa Wiener Musikverein,  la sala de conciertos con acústica impecable que a su vez es la sede de la Orquesta Filarmónica de Viena, una de las mejores del mundo. A la Filarmónica y a la Orquesta Sinfónica de Viena las escuché en distintas ocasiones, incluyendo a Luciano Pavarotti en el canto con su pañuelo en mano, como solía hacer.



Pero en Viena  hay también muchas otras salas para conciertos de música clásica, y auditorios y otras instalaciones de distintas capacidades diseñados para eventos musicales de cualquier orden, incluyendo aquéllos géneros musicales como el jazz, el rock, el blues y lo que se nos ocurra. Algunos de esos conciertos a los que asistí, que no implicaron la música clásica, fueron el de Miles Davis, Joe Cocker, Deep Purple, Blood, Sweat & Tears, Santana, Procol Harum y John Scofield, todos en lugares bajo techo diseñados para escuchar música, con la salvedad del concierto de Santana que fue al aire libre, en la Arena.

Los festivales de música en Viena son muchos, incluyendo la música del período propiamente llamado clasicismo (1750-1820), cuyos mayores exponentes vivieron y compusieron en Austria: Haydn, Mozart y Beethoven. Los dos primeros nacieron en ese país, el tercero en Alemania, pero esto ya lo sabemos, así como sabemos que Viena fue una gran capital imperial que atrajo a esos y a otros genios de la música a través del tiempo, quienes en definitiva desarrollaron técnicas musicales que se convirtieron en escuelas posteriores al clasicismo, es decir el romanticismo y el modernismo (el mismo Beethoven, Schubert, Hummel, Brahms, Bruckner, Mahler, Schöenberg, Berg y Webern entre otros). 



Haydn
Beethoven


Mozart


Pues bien, así fue que comencé en serio a hacer mi colección de música clásica en discos compactos. Sabía bien que en algún momento tenía que llegar a la evolución de esa música como objetivo complementario al conocimiento y satisfacción de lo mío. Esa fue la oportunidad, puesto que en los discos de vinilo no hay solo música; en ciertos pasajes también hay ruidos, y muchos. Las casas discográficas que escogí para adquirir los CD fueron varias, todas ellas producían y distribuían discos a precios moderados. Eran casas especializadas en difundir la música clásica en formato digital, contratando orquestas de cámara, orquestas sinfónicas, violinistas, chelistas y pianistas menos conocidos, pero buenos todos. 


Ya había dejado el vinilo por la tecnología digital que reproducía en un sistema JVC ultra compacto que coloqué cerca de mi escritorio de trabajo. Fue mi primera experiencia con la reproducción digital de la música, y fue tan satisfactoria que aprovechaba viajes a Praga y a Budapest para adquirir todos los CD que podía. En esas ciudades los discos eran aún más económicos que en Viena. Primeramente me concentré en la música instrumental de los siglos XVII al XIX (conciertos, sinfonías, tríos, cuartetos, sonatas para piano, sonatas para violín, sonatas para chelo). 

Por otro lado, a través del tiempo y de estudios personales llegué a la música del renacimiento y a la moderna y contemporánea, de tal manera que la actual colección de mp3 contiene música de los siglos XV al XX y un poco del medioevo. Los CD aún los conservo, incluso los adquiridos vía Amazon en este siglo XXI, y todos los pasé al formato referido. Otra la bajé desde BitTorrent de no sé qué personas que han tenido la sensibilidad de ponerla a disposición del público global con acceso a internet, sin contradecir derechos de autor, y conservando la calidad de reproducción digital. A ellos va mi agradecimiento. 


Brahms
Schöenberg
Mahler


Los dos años vividos en Viena los aproveché al máximo. No solo el trabajo diplomático fue intenso, sino que también la vida social y cultural de la ciudad. Fui a todo concierto de cualquier género musical que fuese al que pude asistir, y fueron muchos, y no solo en Viena, también en Salzburgo, la de Wolfgang Amadeus Mozart. Estoy cierto que nunca antes, ni después, asistí a tantos conciertos en un período tan corto de tiempo: http://es.wikipedia.org/wiki/Viena

Mi hijo Gonzalo, el mayor, tenía 13 años cuando fue a un concierto de Guns N' Roses en el donauinsel solo con un compañero de colegio, y en el transporte colectivo. Tan segura era la ciudad. Mi hijo menor Mateo tenía 5 años de edad. Se lo perdió. Estaba muy pequeño.